Menu Toggle
 

Preguntas frecuentes

¿Por qué están haciendo esto; cuáles son sus metas?

La Asociación de Presbíteras Católicas Romanas es un movimiento de renovación y de justicia dentro de la Iglesia Católica.

Somos un movimiento no clerical que le ofrece a la iglesia una sociedad igualitaria con la comunidad de los bautizados.

Génesis 1:27: Dios creó a la humanidad a imagen de Dios, a imagen de Dios, Dios los creó, varón y hembra los creó Dios.

Gálatas 3:27 San Pablo nos recuerda que por nuestro bautismo no hay ni hombre ni mujer, todos son uno en Cristo.

¿Qué cambios le traerán las presbíteras a la Iglesia Católica?

El problema real es que las presbíteras católicas romanas son recordatorios visibles de que las mujeres son imágenes iguales de Dios. Estamos sanando siglos de misoginia. Por lo tanto, las mujeres deben presidir ante el altar y en todas las funciones de liderazgo en la iglesia.

El Vaticano (la jerarquía) no puede seguir discriminando contra las mujeres y culpar a Dios por ello.

Nuestro movimiento es una “sacudida santa” que millones de católicos apoyan.

Dirigimos comunidades inclusivas, entusiastas, igualitarias donde todos son bienvenidos a recibir los sacramentos.

¿Quién es su grupo meta?

Servimos a las comunidades católicas inclusivas donde todos son bienvenidos a recibir los sacramentos.

¿Cómo lidian con la excomunión?

Rechazamos la excomunión. No hay pena que pueda separarnos de Cristo o cancelar nuestro bautismo. Ninguna autoridad de la iglesia nos puede separar de Dios.

Esta es nuestra iglesia y no la estamos dejando. (Independientemente de lo que diga o haga el Vaticano.)

(La línea oficial del Vaticano es que nuestra excomunión es de tipo automático; por su propia elección, usted se ha excomulgado a sí misma).

¿Ordenó Jesús solamente a los hombres como apóstoles? ¿Cómo pueden las mujeres ser ordenadas como diaconisas, presbíteras y obispas hoy?

Jesús llamó a las mujeres y a los hombres a ser discípulos. (Lucas 8: 1-3). Muchas mujeres siguieron a Jesús y apoyaron su ministerio.

Jesús no ordenó ni llamó a nadie “presbítero”. Pedro se refiere a sí mismo como un “compañero anciano”.

Hubo más de 12 apóstoles. La palabra ‘apóstol’ significa “enviado.” Los apóstoles eran emisarios o embajadores que fueron enviados a las misiones. Los Doce se refiere a la reunión escatológica con las doce tribus de Israel.

¿Había mujeres apóstoles?

El Cristo resucitado llamó a María de Magdala a ser la apóstol de los apóstoles. Ella fue la primera en proclamar el mensaje central del cristianismo, la resurrección.

En Romanos 16: 7, San Pablo elogia a Junia como “apóstol excepcional.”

¿Hay evidencia de la ordenación de las mujeres en la historia de la iglesia?

Durante 1200 años las mujeres fueron ordenadas. Había miles de diaconisas en el este y la preponderancia de la evidencia de las presbíteras estaba en el oeste.

Antecedentes (Gary Macy, The Hidden History of Women’s Ordination, la evidencia arqueológica de Dorothy Irvin, etc.) “En los primeros siglos del cristianismo, la ordenación era el proceso y la ceremonia por las cuales una persona se trasladaba a algún nuevo ministerio (ordo) en la comunidad. Según esta definición, las mujeres eran, de hecho, ordenadas en varios ministerios. Un cambio radical en la definición de la ordenación durante los siglos XI y XII no sólo eliminó a las mujeres del ministerio ordenado, sino que también trató de erradicar cualquier memoria de la ordenación de las mujeres en el pasado. … Sin embargo, el triunfo de una nueva definición de la ordenación como el otorgamiento de poder, sobre todo el poder para confeccionar la Eucaristía, dominó de tal modo y tan completamente el pensamiento y la práctica occidental ya para el siglo XIII que el concepto anterior de la ordenación fue borrado casi por completo. Las referencias a la ordenación de las mujeres existen en documentos papales, episcopales y teológicos de la época, y los ritos para estas ordenaciones han sobrevivido.” Gary Macy, The Hidden History of Women’s Ordination.)

El Vaticano y Google han creado un recorrido virtual de catacumbas incluyendo dos frescos en la catacumba de Santa Priscila que proporcionan evidencia de las diaconisas y presbíteras antiguas en los primeros siglos de la historia de la iglesia. (Un fresco representa una diaconisa  en el centro vestida en una dalmática, los brazos levantados en la posición orante para el culto público. En la misma escena hay una mujer que está siendo ordenada presbítera por una obispa sentado en una silla. Ella está vestida con alba, casulla, y amito, y está aguantando un pergamino del  evangelio. La tercera mujer en la pintura lleva puesto el mismo traje que la obispa de la izquierda y está sentando en el mismo tipo de silla.) En otro fresco en las catacumbas de Priscila, las mujeres están llevando a cabo un banquete eucarístico. Esta evidencia muestra a las mujeres en papeles y vestimentas litúrgicos. )

¿Sus ordenaciones son reconocidas por el Vaticano?

Las presbíteras católicas romanas tienen órdenes válidas. Nuestras primeras obispas fueron ordenadas por un obispo varón en la sucesión apostólica.

Estamos desobedeciendo una ley canónica injusta, hecha por el hombre, que discrimina contra  las mujeres.

¿Qué esperan lograr?

El problema real es que las presbíteras católicas romanas son recordatorios visibles de que las mujeres son imágenes iguales de Dios. Estamos sanando siglos de misoginia.

El Vaticano (la jerarquía) no puede seguir discriminando contra las mujeres y culpar a Dios por ello.

Nuestro movimiento es una “sacudida santa” que millones de católicos apoyan.

Somos las “Rosa Parks” de la Iglesia Católica. No vamos a aceptar la ciudadanía de segunda clase.

El Vaticano (la jerarquía) debe seguir el ejemplo de Jesús de la igualdad del Evangelio y la tradición de la iglesia primitiva de las mujeres en liderazgo litúrgico como diaconisas, presbíteras  y obispas.

Las presbíteras católicas romanas constituyen una “sacudida santa” que millones de católicos apoyan.

Las presbíteras católicas romanas dirigen comunidades inclusivas, entusiastas, igualitarias donde todos son bienvenidos a recibir los sacramentos.

¿Por qué no se ordenan en otra iglesia, en lugar de confrontar la excomunión y el rechazo de la Iglesia Católica?

La Iglesia es el pueblo de Dios y una mayoría creciente de católicos apoyan a las presbíteras.

Somos miembros fieles de la Iglesia que están ofreciendo un modelo renovado del ministerio sacerdotal en una comunidad de iguales.

El Papa Benedicto canonizó a dos monjas excomulgadas (Theodore Guerin y Mary McKillop). Por lo tanto, se podría argumentar que él hizo de la excomunión ¡la nueva vía rápida para la canonización!

Esperamos que el Papa Francisco trace un nuevo camino hacia la igualdad humana en nuestra iglesia mediante la apertura de todos los ministerios para las mujeres. Si las mujeres fueran presbíteras, veríamos el fin de la política de la Iglesia sobre la anticoncepción. La primacía de la conciencia es una enseñanza importante de la iglesia que todos deben seguir en las decisiones morales.

La ARCWP hace las conexiones entre la injusticia en la iglesia y el abuso y la violencia hacia las mujeres en el mundo.