Menu Toggle
 

Sucesión apostólica

Las ordenaciones de las presbíteras católicas son válidas debido a nuestra sucesión apostólica dentro de la Iglesia Católica.

El obispo  católico consagrante  que ordenó a nuestras primeras obispas  es un obispo con la sucesión apostólica dentro de la Iglesia Católica en la comunión con el Papa.

Por lo tanto, nuestras obispas ordenan a diáconos y diaconisas, presbíteras y presbíteros, y obispos de forma válida. Por consiguiente, todos los candidatos calificados, incluyendo a los ministros bautizados y a los/las presbíteros de otras tradiciones cristianas, que son presentados a nuestras obispas para la ordenación son ordenados mediante  la imposición  de las manos en la sucesión apostólica en la Iglesia Católica.