CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

He sido invitada para acompañar la familia de Marta Isabel, en el último día de la Novena de su Pascua, en el día de ayer.

Éramos la familia y unas amigas. Para mí fue una linda experiencia, cargada de muchos sentimientos, de una familia que ha venido a menos después de haberlo tenido todo. Eran 6 hermanos, 4 varones, 2 mujeres. Un hermano desaparecido, otro secuestrado, otro muerto. Ahora ha fallecido Marta y solo quedaron Angelita y otro hermano. Marta tenía separado su espacio en la cripta de su parroquia elegante, donde vivían antes y cuando la fueron a llevar allá el párroco les cobraba el dinero que ahora no tienen…y no entremos en detalles de la situación que han vivido ante las demandas que han impuesto, donde la justicia no ha llegado…

Victimas de extorsiones, perseguidos por los grupos armados, que operan en nuestro país…Pasar de vivir un barrio de elegante hasta llegar, a un barrio de los menos favorecidos.

Nos acompaña también una abuela quien también contó su dolor, su nieta del alma 21 años, ha sido condena a 12 años de prisión…

Otra contó que su compañero, fue apaleado en su propia casa, por no pagar su deuda a un pagadiario (el prestamista, usurero del barrio).

En medio del sufrimiento que nos fue compartido en l primera parte de la Eucaristía, pasamos la segunda parte: el anuncio del Reino de Dios, que nos anuncia que ha venido a traernos vida y vida en abundancia: en comunidad, unidas/os, vamos a anuncia su mensaje, estimulando sus valores y apoyo entre amigos y vecinos. Jesús estímulo a sanarnos, dando salud, apoyando los esfuerzos del compartir en comunidad, haciendo realidad el Reino de Dios, lejos de buscar el poder, aplicar leyes y normas, su legado fue: amarnos los unos a los otros como hermanos/as esa fue, es y será su única Ley: el AMOR.

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial